La implementación de una gestión basada en proceso requiere el entendimiento del principio que fundamenta este modelo de gestión. La Norma ISO 9001:2015 plantea un mayor énfasis en la adopción de una gestión con un enfoque de proceso para la implementación de los sistemas de gestión de la calidad. El enfoque basado en procesos, busca implementar una filosofía en la organización, que permita la identificación de todos los procesos incluidos en el Sistema de Gestión de la Calidad, cómo éstos funcionan, así como las interrelaciones entre ellos. De esta forma, resulta más fácil tener un seguimiento y control del funcionamiento de los diferentes procesos.

Por lo tanto, se hace necesario comprender la base racional del principio del enfoque de proceso, de manera que permita el desarrollo de una gestión orientada al logro de los resultados previstos por la organización de forma eficiente y eficaz y enmarcado dentro del modelo propuesto por la norma ISO 9001:2015.